martes, 19 de mayo de 2020

Sobre la novela "Maxente" de Carlos Enrique Freyre

Esta será una breve reseña de „Maxente” de Carlos Enrique Freyre, la novela que se presentó conjuntamente con la mía, en la Feria Internacional del Libro de Lima del 2016.
El primer comentario que puedo hacer es que mejor le hubiera calzado el título „Vampiros en la selva” o „Vampiros en la Amazonía”, porque ese es el tema sobre el que trata novela. El autor es militar y menciona en la narración ríos, pueblos y lugares que conoció personalmente, al participar en la guerra antisubversiva, que se se libró en el Perú en los años ´80 y ´90 del siglo pasado. Podríamos sospechar incluso que la novela presenta de una manera camuflada las acciones del Ejército contra Sendero Luminoso y los pueblos que estaban bajo su control.
En cuanto a Maxente, éste era el nombre del poblado, donde se encontraba la base militar, a la que confluyeron los escuadrones especiales, Épsilon y posteriormente Zulú, para combatir a los vampiros. Casi todos los miembros del Escuadrón Épsilon, al mando del mayor Ítalo Berasteín, fueron compañeros de lucha en la batalla que libró el Estado peruano contra Sendero Luminoso. La excepción eran el capellán con grado de capitán, Antonio Seclén y el ingeniero, especializado en entidades sobrenaturales, teniente Alberto Babilonia
Por eso, cuando se les dijo que partían hacia una misión secreta, la mayoría creyó que se trataba de erradicar a los remanentes de Sendero Luminoso. Cosa que no dejaba de ser del todo cierta, pues Alipio, quien liderara a los vampiros, fue en su época un líder senderista. Tanto él como Gabriel, otro senderista, se dejaron morder por un vampiro, llamado el Eunuco Covarrubia, para convertirse en vampiros y de esa manera poder continuar con la lucha armada, en una guerra sin fin, pues ambos ya eran seres eternos.
Pero al querer expandirse y dominar el mundo fueron contra un principio básico, gracias al cual sobrevivieron los vampiros como especie. Se trataba del principio de la discreción, que permitió a los vampiros seguir existiendo en la sombra, logrando incluso que muchos humanos los consideraran tan sólo una leyenda. Pero Alipio, obsesionado por el poder, aplicó las técnicas de Sendero Luminoso, convirtiendo en vampiros a más y más pobladores, quienes a su vez, devoraban a los que no querían convertirse. Tenía incluso vampiros infiltrados en puestos claves de la región, como a Matías Vilca, presidente del comité de autodefensa del poblado de Tribolini, último lugar habitado al que aparentemente habían llegado los vampiros. Alipio tenía la certeza de que al vencer al contingente de Maxente, cosa que estaba a punto de lograr, iniciaría la expansión de su poder por el mundo entero.
Lo que no sabía, ni él, ni el lector, es que también había un vampiro infiltrado en los más altos mandos del Ejército Peruano. Se trataba del coronel Antonio Cortelezzi, quien tenía contacto directo con el Ministro de Defensa. Y quien, al ver que el Ministro no se atrevía a tomar una decisión, utilizó la hipnosis para lograr que los helicópteros de combate, partieran hacia la selva a apoyar en la batalla que los dos escuadrones, Épsilon y Zulú, aliados con los comuneros del lugar, libraban contra los vampiros. Las balas lanzadas por los helicópteros fueron el toque final para la población vampiresca, liderada por Alipio. Los que aún quedaron con vida fueron posteriormente rematados por el Ejército.
Pero ese no fue el fin de la población vampiresca, ni en el Perú, ni en el mundo entero. Pues tal como le confesó posteriormente el coronel Cortelezzi al mayor Berasteín en una cafetería del distrito limeño de San Borja, él mismo era un vampiro y había vampiros en varios puestos claves de morgues y hospitales. El crecimiento de la población de su especie había sido controlado y ahora podían volver a vivir tranquilamente desde la clandestinidad, tal como lo habían hecho durante siglos… 

Ficha bibliográfica:
Carlos Enrique Freyre: „Maxente”
Colección „Anatema” Nº 15
Lima, Ediciones Altazor, 2016
Número de páginas: 168
Idioma: Español


martes, 12 de mayo de 2020

Sobre el primer tomo de la novela "Las puertas de la Luminosidad" de Maja Lidia Kossakowska

Esta será una breve reseña del primer tomo de la novela Las puertas de la Luminosidad” de Maja Lidia Kossakowska. Libro que es a su vez el quinto volumen de la serie "Los  Ejércitos Celestiales”.

Novela muy extraña en la que se entremezclan seres y elementos de diferentes tradiciones y mitologías. Principalmente de la tradición judeo-cristiana e hindú, pero no solo. Tenemos pues elementos, como el Sol desdentado o la Cascada de las Almas, propios de la tradición de los pueblos siberianos; la mantícora, de la persa; los  genios, tritones e hipocampos de la grecorromana; los otros genios y efrites, de la árabe; los duendes de la medieval. Así como algunos elementos más de las mitologías egipcia, escandinava, húngara y cosaca.

La novela comienza con el retorno de Sereda, ángel y científica, de una de sus expediciones al Séptimo Cielo, donde se comunicó con su antiguo maestro el Arcángel Raziel, para hacerle saber que había percibido la presencia de la Claridad en los confines del Universo.
La Claridad, vale decir el Creador, debía encontrarse sentada en su trono, en medio de su palacio que se encontraba en el Séptimo Cielo. Pero hace siglos que lo había abandonado, cosa que Gabriel y Lucifer mantenían en secreto y de la cual sabían solo unos cuantos iniciados. Gabriel Arcángel era regente del Reino Celestial y Lucifer del Inframundo. Aparentemente en pugna, tenían una forma secreta de comunicarse. Pues ambos pertenecían al mismo Universo. No era el caso del Anticreador, llamado el Dios tullido, la Sombra de la mismísima Claridad.
Y es que si los habitantes, tanto del Reino Celestial, como del Inframundo, se enteraban de la ausencia de la Claridad, se haría imposible controlarlos y se quebraría el orden establecido por Ella misma. Sereda, obviamente, tampoco lo sabía, pues no pertenecía al círculo exclusivo de los Arcángeles de la Presencia, los únicos que tenían la potestad de presentarse ante el trono de la Claridad. 
Viendo la gravedad de la situación, Gabriel pidió reunirse con Sereda, a quien pidió partir en una expedición científica, financiada con fondos del Reino, para ir a confirmar la veracidad de sus percepciones. Pues tal vez, la Presencia que se encontraba en los confines del Universo, no era la de la Claridad, sino la de su Sombra, el Anticreador. Sereda se dejó engatusar por sus argumentos y aceptó gustosa el encargo.
Raziel, quien estaba perdidamente enamorado de Sereda, quedó hecho una furia, pues era una travesía muy peligrosa. Esperaba que Gabriel le dijera la verdad a Sereda, cuya inteligencia y juicio respetaba, y no que la convenciera con engaños. Sin embargo aceptó reunirse con Abadón, el Ángel Exterminador, para pedirle que se hiciera cargo de la expedición.

Raziel y Abadón se reunieron en una taberna llamada „Pan y peces”, donde servían, entre otras cosas, el maná celestial, el vino del Patriarca Noé y un plato de lentejas. Estos son tan sólo unos pocos ejemplos de las muchas alusiones bíblicas presentes en el texto. En este caso, el nombre de la taberna alude a la multiplicación de los panes y los peces durante el Sermón de la Montaña. El maná celestial, al maná que cayó del cielo, salvando del hambre al pueblo guiado por Moisés en el desierto. El vino de Noé, a aquel con el que éste se embriagó, durmiéndose luego desnudo. Y finalmente el plato de lentejas,  al plato por el que Esaú cedió a Jacob su derecho de primogenitura.
A las alusiones bíblicas añadiremos el lenguaje poético en el que está escrito la novela. Basten para ello, los dos ejemplos que vienen a continuación. Al aparecer Abadón en la taberna, se nos dice, que sus alas oscuras eran “del color de la tempestad” *. Y la ciudad de Hajot Hakados en el recuerdo de Abadón, se presenta de esta manera: „Todas aquellas luces parpadeando tardíamente, cual joyas lanzadas a la frazada oscura de la noche. Torres frágiles de vidrio, cual tortas de azúcar. Cúpulas distinguidas, brillando oro y plata, cual lunas robadas del cielo. Muros blancos, luminosos cual la mismísima claridad”. **

Raziel le confesó a Abadón su amor por Sereda y éste le prometió devolverla intacta al Reino. Amor que, por cierto, no era correspondido.
Gabriel trató de mantener el motivo de la expedición en secreto ante Lucifer, pero no lo logró. Y es que el Inframundo tenía su red de inteligencia, dirigida por Asmodeo, el chico podrido, amigo íntimo de Lucifer. Sus agentes, lograron sacarle con amenazas a Sigil, pequeño efrit y secretario personal de Sereda, cual era el motivo del viaje.
Al enterarse de él, Lucifer inmediatamente, quiso participar en la travesía, para llegar ante la faz de la Claridad y aclararle de una vez por todas, el porqué de su rebelión y lo injusto de su castigo. Asmodeo le suplicó que no lo hiciera, logrando aparentemente, convencerlo.
Sin embargo Lucifer partió de incógnito, avisándole a Asmodeo que lo dejaba como regente del Inframundo, a través de una carta, que encargó le entregaran a la mano, cuando éste fuera a verlo. Pero Asmodeo no se le parecía físicamente, por lo que acordaron, a través del Ojo del Día, el canal de comunicación secreta entre los mundos, que Raziel reemplazara al regente del Inframundo, hasta que éste regresara.
Gabriel también había querido partir, pero Raziel logró convencerlo que no lo hiciera.

Luego de algunos roces y muchos preparativos, la nave con la expedición a bordo, finalmente partió. Saliendo de las aguas del Océano Primordial dieron con el Río del Tiempo en el que nadaban niños tritones de cabellos verdes y azulados, similares a las algas. Llegaron luego a la ciudad de Amfitrion, la ciudad de los tritones. Después de cruzar los Pantanos Celestes se les unieron los hermanos maruts, dirigidos por Matarisvan, la guardia personal de Sereda en todas sus expediciones. Estos seres de la mitología hindú, son hijos del dios de la tempestad Rudra.
Abadón, montando su caballo alado Ajenjo, fue a hacer un reconocimiento del estado en el que se encontraba el río malvado Vaitarani. Allí logró rescatar de la muerte segura a un gandharva, un semidiós, semihumano y semipájaro. Al confirmar que se había desbordado el río malvado Vaitarani, se vieron forzados a cambiar de itinerario. A sugerencia de Sereda decidieron cruzar Meru, la región de las deidades hindúes.

El gandharwa dijo ser músico y súbdito de Deva Bhairava, quien aseguró, quedaría muy agradecido por haberlo salvado. Y así fue. Llegando a los dominios de Deva Bhairava, éste les salió al encuentro invitándolos a hospedarse en su palacio. Fueron tres días y tres noches de danza, comida y bebida, sin descanso alguno. A la tercera noche Deva Bhairava propuso jugar a los dados. Mientras que los maruts se distrajeron con el juego, le hizo saber a Abadón, que coleccionaba mujeres y que le había echado el ojo a Sereda. En su colección tenía hembras de varias especies, pero le faltaba una ángela. (Y ponemos adrede ángela como femenino de ángel). Si bien admitió, que hubiera preferido una que fuera blanca y rubia, y no trigueña y pelinegra como Sereda. Finalmente sugirió jugarse a Sereda a los dados.
Obviamente Abadón no aceptó su propuesta. Al día siguiente la expedición partió, siendo despedidos efusivamente por Deva Bhairava. Esa misma noche fueron atacados por los ráksasas, seres demoníacos con los que éste se había aliado. En medio de la confusión Sereda fue secuestrada. Sin embargo, luego de un sinnúmero de aventuras y de fugar del reino subterráneo, donde habitaban estos seres, rescataron a Sereda del harén de Deva Bhairava. Lograron hacerlo gracias a los regalos mortíferos de los tres hermanos rhibu, artesanos de los dioses hindúes.
Rescataron también a las demás compañeras de cautiverio de Sereda. A una salamandra de pelo ígneo, una hermosa efrit, y a una nagini, semimujer y semiserpiente, entre otras.  Deva Bhairava, acompañado de los ráksasas, los atacó furioso, pero salieron ilesos del enfrentamiento, gracias al apoyo de otras deidades hindúes. Luego fueron invitados a reponerse en Nagaloka, dominio de Nagendra, sabio naga, semiserpiente y semihumano, esposo de la nagini rescatada.
Después de una estadía más o menos larga en Nagaloka, prosiguieron la travesía. Luego de cruzar el Bosque de Cuchillos, la expedición llegó finalmente a la Cascada de las Aguas, detrás de la cual se encuentran los Círculos de Más Allá del Tiempo.  

Mientras escalaban la cascada, Matarisvan, cegado por los celos le lanzó un rayo a Abadón. Y es que Matarisvan estaba perdidamente enamorado de Sereda con un amor, que sabía, no podía ser correspondido. Pero eso no lo eximía de los celos frente a todos los personajes masculinos que la rodeaban, fueran estos ángeles, genios, duendes o de cualquier otra especie. Pero los celos mayores eran para con Abadón, con quien Sereda tenía que coordinar detalles de la travesía. Y es que „Los ojos del celoso están ciegos, llenos de gusanera y podredumbre. Ve sólo lo que quiere ver y eso siempre es el mal, el odio y la traición. ¡Oh, sí!, huele la traición a cada paso”. ***
El rayo quebró la roca debajo suyo y Abadón cayó al abismo. Creyó llegar a su fin,  luego de siglos de existencia, pues „la Cascada de las Almas prende todo aquello que logra alcanzar y toda vida, incluso la del Ángel Exterminador, deberá finalmente acabar”. ****
Sin embargo Ajenjo, el Animal Divino, se lanzó volando detrás suyo y logró rescatarlo. El primer tomo de la novela finaliza con Abadón desmayado, al lado de su caballo, que yace con la pata rota, luego de haber logrado salvarle la vida.


* Maja Lidia Kossakowska, „Las puertas de la Luminosidad”, tomo I, p. 39
** Maja Lidia Kossakowska, op. cit., p. 121
*** Maja Lidia Kossakowska, op. cit., Pp. 466 - 467
**** Maja Lidia Kossakowska, op. cit., p. 473
Traducción: Isabel Sabogal Dunin-Borkowski

Ficha bibliográfica:
Maja Lidia Kossakowska: „Las puertas de la Luminosidad” (Bramy światłości), tomo I
Lublin - Varsovia, Editorial Fabryka Słów, 2017
Número de páginas: 512
Idioma: Polaco


miércoles, 29 de abril de 2020

Janusz Zajdel - Una red negra...

Una red negra
y espejos, espejos
no se acabará
la imagen del mundo
sin fin
en la superficie reverberante
se repite lo mismo
manchas de luz
manchas de sombra…
no hay negrura sin luz
no hay luces
capaces de iluminar
todas las sombras del mundo
Todo aquel que se yergue a la luz 
sumerge en la sombra 
a otro
a alguien a quien deja sin luz.

                                       Varsovia, cafetería „Sejmowa”, diciembre del ’59
Traducción del polaco: Isabel Sabogal Dunin-Borkowski


De: Janusz Zajdel: „Yo, Zajdel”  (Ja Zajdel)
Varsovia, Fandom Polski, 2017



martes, 21 de abril de 2020

Sobre el cuarto tomo de la novela "Virion" de Andrzej Ziemiański

Está será una breve reseña de “Virion. El espadachín”, cuarto tomo de la novela “Virion” de Andrzej Ziemiański, la cual forma parte de la serie “El Imperio de Acaya”. Sugerimos al lector leer primero las reseñas del primer, segundo y tercer tomo de la misma, para facilitar la comprensión del texto.

Luego de partir de la ciudad de Vyreth, Virion, Niki, Kila, Anai y Horech continuaron su camino. Con el negocio de la heroína que habían armado estando en la ciudad, tenían suficiente dinero para solventar el viaje. Pero seguían estando fuera de la ley, lo que les dificultaría y tal vez incluso impediría llevar a cabo la travesía.
La solución llegó por el lado más inesperado. Kila conoció casualmente a una familia principesca, la cual disponía de un salvoconducto, que le permitía cruzar sin control alguno todos los reinos que se encontraban en el camino a Troy, lugar final de su destino. Sin embargo, no disponían de los fondos necesarios. Necesitaban aliarse con alguien que les financiara el viaje, a cambio de la impunidad que otorgaría al grupo entero el salvoconducto referido.
Viendo que Winne, la matriarca de la familia principesca, estaba muy preocupada por la condición social de la gente que le financiaría el viaje, ya que no quería mezclarse con la chusma, el grupo de Virion ideó una estratagema. Kila, presentó pues a Virion, como a un joven de buena familia. Cosa que además no dejaba de ser cierta, pues éste había recibido una educación esmerada en Mygarth, su ciudad natal. Niki fue presentada como hermana de Virion. Horech, como el patriarca familiar, que andaba ya un tanto senil; se le llenó la jarra de vodka, diciendo que era un medicamento que debía tener todo el tiempo a la mano. En cuanto a Anai y Kila, fueron presentados como los sirvientes de Virion y su familia.
La matriarca se dejó convencer y partieron. Los tres miembros de la familiar principesca eran Winne, su esposo Komo y la hija de ambos, Natrija. Era ésta una hermosa adolescente que embelesada seguía a Virion con sus tremendos ojazos.
Durante los primeros días del viaje, Winne trató de hacer algunas averiguaciones adicionales, pues le parecía dudoso el origen social del grupo. Al percatarse de eso y viendo la ascendencia que Natrija tenía sobre sus padres, Niki sugirió a Virion que seduzca a la chica, diciéndole no tener celos de las hembras humanas, sólo de las de su propia sangre, vale decir las espectros. Al principio éste se negó, pero luego siguió la sugerencia de Niki, logrando que Natrija se enamorara cada vez más de él. Winne y Komo no interferían, pues Virion era un buen partido.

Cierta noche oscura, en el reino de Keddelwach los cogió una lluvia torrencial, ante la cual no tenían donde refugiarse. Así fue como, siguiendo el rumbo que trazaba Niki, quien se movía con toda soltura en medio de la oscuridad, llegaron a unas ruinas abandonadas.
En las ruinas reinaba la espectro Doña Espejismo. Parecía una mujer de mediana edad. ¿Cuántos años podría tener? ¿Quinientos? Luego de que el resto del grupo se fuera a descansar, Niki y Doña Espejismo se reconocieron. Primero olfateándose y luego lamiéndose mutuamente. ¿Qué información se transmitirían las espectros de esa manera? - se preguntaba siempre Virion. „¿Era acaso posible que los ancestros de Niki procedieran de algún felino? Poco probable. Los gatos, perros, pájaros y animales en general, evitaban evidentemente la compañía de su esposa. (…) Jamás vio a un perro que se acercara lo suficiente como para olfatear los pies de Niki, ni a un gato que se atreviera a subirse sobre sus rodillas. Los pájaros se iban volando de las ramas, a las cuales ella se acercaba”. *
Luego Doña Espejismo lo puso al tanto de la gravedad de la situación por la que atravesaban los espectros, en relación a la Orden. Desde tiempos inmemoriales las espectros armaban una gran cruz de fuego, que atravesaba reinos y países.
„- Ninguna de nosotras recuerda desde cuándo.” - dijo Doña Espejismo.
„- Digamos que desde siempre”. ** - le respondió Virion.
Lo hacían cuando aparecían determinados signos en el Cielo. La Orden siempre trató, aunque sin éxito, de impedir que lo hicieran. Pero recién esta vez habían logrado impedirlo. ¿Cómo lo lograron?
„- La Orden logra sacar información de un espectro muerto” - dijo Doña Espejismo - „No tengo ni idea de cómo lo hacen. Pero lo hacen”. ***

Mientras tanto, en la ciudad de Syrinx, Nerva convocó a Taida para hablar sobre Luna. Ésta, gracias a las instrucciones del manual escrito por el médico del padre de Virion, se iba reponiendo rápidamente. Pero faltaba aún curar su mano, para que pudiera volver a hacer magia con la misma, puesto que Taida necesitaba una maga de confianza.
Pero lo que más le preocupaba a Nerva era la reinserción social de Luna. Una maga, lo más alto en la escala social del Imperio, no podía ser una esclava. Y una esclava, lo más bajo en esa misma escala, no podía ser una maga. Y Luna jamás dejaría de ser una esclava, pues tenía el tatuaje que lo indicaba, marcado en la nalga. Ni tampoco dejaría de ser una maga, pues el conocimiento adquirido le quedaba de por vida.
Era pues maga y esclava a la vez. Y tan sólo eso podía ser motivo de un atentado contra su persona. Además Luna había sido declarada muerta y sus bienes estaban por ser rematados públicamente. Nerva sugirió pues que Taida comprara a Luna como su propiedad, cosa que ésta hizo a la brevedad posible.
Nerva sugirió además que fuera Nabel, maga procedente del lejano reino de Nimmeth, quien se ocupara de curar la mano de Luna. ¿Pero cómo hacer para que Taida y Nabel se encontraran sin levantar sospechas? Lo hicieron en el así llamado, „baile de disfraces”, evento organizado de vez en cuando por el Castillo, vale decir el Servicio de Inteligencia del Imperio, al cual los agentes iban enmascarados.
En cuanto Taida y Daazy llegaron a la habitación en la que los esperaba Nabel, se quitaron las máscaras. La maga era ya un tanto mayor. „Se percibía en ella a una gran dama, acostumbrada a moverse en los círculos más altos de su reino”. **** 
Nabel se sentía absolutamente segura de poder curar la mano de Luna. Pero dijo estar preocupada por su salud mental. Porque caer desde la cúspide al fondo mismo de la escala social era una experiencia única. No cualquiera era capaz de resistirlo. Aconsejó  a Taida tratarla como esclava y no como amiga. 
A partir de esa conversación Taida y su asistente se enteraron que Nabel alguna vez fue contratada por la Orden para identificar a cuatro jóvenes de la ciudad de Mygarth. Estos chicos debían ser sensibles, inteligentes y talentosos. „Pero era asimismo una condición que ese talento no se manifestara demasiado pronto. Otra característica muy importante era también la imprevisibilidad”. *****
Los jóvenes identificados fueron: Nelfi, quien procedía de una familia acomodada. Tenía pesadillas y acabó tirándose de un puente peatonal. Stynus, quien procedía de una familia medianamente acomodada. Éste se suicidó lanzándose de las ruinas de una torre. El tercer joven procedía de una familia humilde y se mató tirándose de un puente. El último joven era Virion. También llegó a lanzarse de un puente, pero lo salvó la anciana que lo condujo donde Niki.
¿Pero por qué los jóvenes debían proceder justamente de Myghart? Los miembros de la Orden le mostraron cierta vez a Mabel un mapa del mundo, en el que se notaba claramente que la prolongación de uno de los brazos de la gigantesca cruz de fuego que armaban las espectros iba a dar precisamente allí.
Nabel renunció cuando la Orden le solicitó que trabajara con Aquellos que corren tras los sueños. Secta, cuya actividad había quedado prohibida hacía muchos años, en el Imperio de Luan. Nabel dijo haber renunciado, pues quería dormir tranquila, sin que los cargos de conciencia se lo impidieran.

Finalmente llegó el día en que Luna fue dada de alta y Taida fue a recogerla. Siguiendo el consejo de Nabel, estableció una relación jerárquica desde un inicio. Llegando a su casa, de donde había expulsado a todos sus sirvientes, temiendo que se percataran de algo extraño en su relación con Luna, le dijo a ésta que no tenía que decirle „ama” puertas adentro. Pero  Luna se negó a ello diciendo, que era mejor hacerlo por la seguridad de ambas.
Taida se quedó admirada de las habilidades de Nabel para curar la mano de Luna. Se quedó asombrada también de la resistencia psíquica de ésta, quien asumió su papel, como si no hubiera pasado nada. Al día siguiente, al regresar a casa, Taida y Daazy, quien la acompañaba, se dieron con la sorpresa de encontrar la casa impecable y un delicioso almuerzo ya listo. Luna solita había hecho el trabajo mejor que los sirvientes anteriores.
A pesar de que estaba prohibido, Taida había sacado del Castillo algunos documentos  confidenciales y los había dejado en casa, para que Luna los leyera. Daazy le preguntó susurrando, con qué finalidad lo había hecho.
„- Quería que se entere que la Orden también estuvo involucrada en su aprisionamiento. O que, en cualquier caso, sabía de su destino y no hizo nada para cambiarlo”. ****** - le respondió, también susurrando, Taida.
De esa manera quería despertar en ella el odio contra la Orden. Aunque Daazy sospechaba que el principal enemigo de Luna, no era la Orden, sino el Imperio.

Taida le firmó a Luna un documento a nombre de la procuraduría, que la autorizaba a movilizarse por toda la ciudad. Lo primero que hizo ésta al día siguiente, fue ir a hacerle una visita a su financista Ampelos. Caminando por la calle como esclava doméstica, Luna se percató de la ventaja de ser invisible. Porque los esclavos eran invisibles a los ojos de los demás.
Luego de ponerse al día respecto al tema de sus finanzas, Luna le mostró a Ampelos el documento firmado por Taida. De paso le dijo que le había contado a su ama de todos los malabares económicos, no siempre legales, en los que él estaba metido. Lo hizo como advertencia, para que Ampelos no pretendiera hacerle alguna jugarreta, como por ejemplo, quedarse con el dinero que ella le había entregado alguna vez.
Sabiendo que sus bienes estaban a punto de ser rematados, Luna le encargó a Ampelos que se presentara como su testaferro, encargándole comprar una lista de objetos que se hallaban en su casa, así como el establo, debajo del cual había una toma de agua. Le pidió también que comprara  a todos sus antiguos esclavos a nombre de otra persona.

Luego Luna empezó a tramar la venganza. Taida aceptó que formara a un grupo de esclavos, como agentes de inteligencia, valiéndose de éstos que eran invisibles a los ojos de los demás. Luna le encargó pues a Ampelos que comprara además treinta jóvenes esclavos, hombres y mujeres, los más hábiles e inteligentes que encontrara.
Unos días después Luna guió una barca con sus antiguos esclavos encadenados a ella al centro de un reservorio. Allí la hundió, de tal manera que todos se ahogaron, mientras ella regresó nadando a la orilla. „¿Es que la locura puede pasar de madre a hija?” ******* - se preguntaba Ampelos, recordando los rumores que decían que la madre de Luna acabó en un asilo para dementes.
En la orilla la esperaban Ampelos y el grupo de esclavos nuevos, que éste había comprado en base a las indicaciones de Luna. Esta les dijo que se ciñeran a todas sus indicaciones, pues la escena que habían presenciado debía servirles de escarmiento. Luego, sabiendo que tenían poco tiempo, empezó a capacitarlos.

Mientras tanto Virion y sus amigos, a quienes se había sumado Doña Espejismo, lograron salir del reino de Keddelwach y llegar al de Troy. Les llamaba la atención de que pudieran hacerlo tranquilamente, sin que la Orden, la cual tenía mucho poder en Keddelwach, les pisara los talones. Llegaron a dudar incluso de la lealtad de Doña Espejismo para con su propia especie, sospechando que pudo haberse vendido a la Orden. Era evidente que les facilitaban el paso, para poder capturar a alguien, pero no sabían a quién.
„- No es a mi a quien quieren capturar - sugirió Niki - Yo recién he despertado. No sé nada. No tengo ni idea de los rituales, ni de la historia, ni de cosas importantes”. ********
Horech estuvo de acuerdo con ella, diciendo que Niki era tan sólo un anzuelo para capturar a alguien más importante.
En eso divisaron a un personaje que los estaba esperando a la vera del camino. Niki lo percibió desde lejos por el olfato, diciéndole a su marido que sentía que éste quería hablar con él. El hombre, de entre cincuenta y sesenta años, se presentó como Gerd. Dijo ser amigo de un espectro varón, quien estaba deseoso de conocer a Virion. Pero quien a diferencia de las espectros hembras, no podía mostrarse. Y que seguramente le explicaría muchos asuntos, que no había logrado explicarle su esposa. Mientras tanto Gerd se ofreció a responder a sus preguntas. Virion le preguntó por Doña Espejismo. Gerd se rió diciendo que podía ser un tanto bruta, pero no traidora. Luego hablaron de Aquellos que corren tras las sueños. Fue Gerd quien le dijo, que fueron ellos quienes condujeron a Virion a lanzarse del puente. La finalidad de la Orden, la cual estaba detrás de todo, era dar con la espectro, que había de prender el fuego cerca a Mygarth. Gerd consideró como muy inteligente la idea de Virion de aliarse con el Imperio contra la Orden. Le comunicó que la espectro Doña Nadie había encontrado a Luna y la había entregado, muy hábilmente, en manos de Taida. Finalmente le dijo que el delegado especial de La Orden, quien había llegado a Troy a poner orden en el tema de los espectros, se llamaba Rein Kasbah.
„- ¿Tiene dos nombres?” - preguntó Virion, pues en su mundo no existía el concepto de apellido.
„- Uno. El apelativo Rein viene del nombre de la ciudad que el caballero Kasbah hizo quemar alguna vez en su totalidad”. ********* - fue la respuesta que le dio Gerd.

Mientras tanto Doña Nadie llegó a convencer a Taida, que le convenía aliarse con los espectros en contra de la Orden, la cual si accedía a los secretos de los espectros se empoderaría demasiado. Y es que la labor de Taida era la de mantener el equilibrio de fuerzas en el Imperio. Le dio también una pista sobre la posible participación de la Orden en el asesinato de los padres de Virion. Fue en una tienda de campaña, donde se reunieron clandestinamente „las dos mujeres más poderosas del Imperio”. **********
Doña Nadie le comentó que los espectros estaban pensando en trasladarse a una tierra recién descubierta, concluyendo: „- ¿A otro continente? Así es. No podemos ir más allá, pero créeme, no necesitamos de vuestra civilización para nada. No somos parte de ella. Nosotros sólo los imitamos”. ***********

Gracias a la labor realizada por Luna y su grupo de inteligencia, el sacerdote Nabotar, el mayor experto en el tema de los espectros en el Imperio, pudo ser interrogado por Daazy. Admitió saber que lo que más le interesaba a la Orden era conocer como hacían las espectros para mimetizarse y simular ser mujeres humanas. Ya que de acceder a ese conocimiento, podrían sustituir a personajes claves en la administración del Imperio, reemplazándolos con su propia gente. 
Taida ordenó destruir la empalizada que los miembros de la Orden habían construido en torno a las ruinas que quedaban cerca a la cascada y enviar a Syrinx los objetos interesantes que encontraran allí. Ordenó también reabrir el caso de Virion en Mygarth, encargándole el tema a Giron. Éste llegó a la prefectura de la ciudad, acompañado de Filas, torturador en retiro, conocido perfectamente por los lugareños.
Durante los interrogatorios el Jefe de la cárcel de Mygarth confesó que la Orden lo había chantajeado, amenazándolo con enviar a Aquel que corre tras los sueños tras su hija. Sabía pues que la Orden estuvo detrás de la muerte de los tres jóvenes, queriendo provocar también la de Virion. Sabía asimismo que fueron miembros de la Orden, quienes asesinaron a los padres de Virion, así como a sus guardas y a todos los esclavos que se encontraban en la casa. A los padres, porque el padre de Virion estaba sospechando algo, y a los demás para no dejar ni un testigo vivo. Luego tiraron el tesoro a un lugar inhallable, ya que igual su reglamento no les permitía poseer dinero. A cargo del operativo estuvo Rein Kasbah.
Después de haberlo confesado todo el Jefe de la cárcel aceptó que Filas lo ahogue con una almohada, para morir, siendo aún inocente ante la ley. De esa manera esperaba proteger a su esposa y a su hija. Pues de morir como traidor, sus bienes serían confiscados y ambas se quedarían sin medios de vida. 

Cierta noche en Syrinx, la cama de Taida amaneció atravesada de flechas. Ella se salvó, pues en ese momento se encontraba con Luna un piso más abajo. A los pocos días Doña Nadie le hizo llegar una lista con los nombres de todos los miembros de la Orden que participaron en el atentado. Luna movilizó entonces a su red, con la anuencia de Taida. Misteriosamente, poco tiempo después, las cabezas de todos ellos aparecieron una mañana en la oficina de Vaterio, representante de la Orden ante el Palacio Imperial.

En cuanto a Virion, llegó finalmente a encontrarse con el espectro. Como los varones de su especie no poseían la capacidad de mimetizarse como las mujeres, Virion ni siquiera llegó a verle la cara, pues el personaje estaba cubierto de pies a cabeza con una tela negra. El encuentro fue en la parte trasera de un almacén, en un lugar oscuro. 
Virion le preguntó por Niki, quien se sentía cada vez peor. A lo que el espectro le respondió:
„- Caerá en un estado similar a la catalepsia. Deberá estar entonces sola y no podrás verla. En su cuerpo deberán reconstruirse ciertos mecanismos. Y su mente se unirá con la mente común de nuestros ancestros. (…) Pero no sé como explicarlo, porque en el lenguaje humano no existen las palabras adecuadas”. ************
Le dijo luego que el tiempo de su retiro podía durar hasta medio año. Y al percibir la tristeza de Virion, añadió:
„- Recuerda que independientemente de lo que suceda, Niki te encontrará aunque sea en el fin del mundo. Están unidos. Ningún obstáculo logrará frenar a una espectro enamorada y Niki es la única persona del mundo que te ama incondicionalmente”. *************
Hablaron luego del origen de los espectros, de la cruz de fuego que éstos prendían cíclicamente y de la guerra que les había declarado la Orden. El espectro agradeció encarecidamente el apoyo dado por Virion en esa guerra.

Taida le hizo saber a Nerva que estaba acongojada por haber perseguido injustamente a Virion, siendo éste inocente. Al día siguiente por la mañana llegó a casa de Taida la Primera Concubina del Emperador. A través de ella, el gobernante resolvía casos que no podía resolver oficialmente. Siendo una esclava aparentemente no era nadie. Pero a su vez todos sabían que era la quinta persona en importancia en el Imperio. Y eso, a pesar de que los „reglamentos prohibían el amor físico con los esclavos. Y es que la condición de los niños, nacidos eventualmente de esas uniones sería difícil de definir. ¿Medio esclavo? ¿Medio ciudadano? No existía nada similar. ¿Pero el Emperador? Él estaba por encima de la ley”. ************** 

Lo primero que comunicó la concubina fue que el Emperador, considerando la preocupación de Taida, decidió indultar a Virion. En cuanto a Luna, ni siquiera el Emperador tenía la potestad de liberar a una esclava. Así que le hizo llegar un salvoconducto, que le permitiría circular en una nave, libre del control de las fuerzas imperiales.
Luego la concubina pidió quedarse a solas con Taida. Entonces le pidió en un susurro que quemara toda la documentación referente a los espectros. A Taida, por más que no entendiera el porqué, no le quedó otra opción que acatar la orden del Emperador.
„- Y ahora el premio” - dijo la concubina, dándole un beso en la frente „- El Emperador te nombra segundo suplente de Nerva. Con eso acabas de entrar a formar parte de la élite gobernante de este país, querida”. ***************

En cuanto a Virion, de golpe, luego de lo que pareciera ser toda una vida, quedó completamente solo. Niki desapareció, guiada por las espectros que la llevarían a su lugar de retiro. Anai partió a buscar suerte en el Imperio de Luan, del que era ciudadano. Kila abordó un barco que lo llevaría directamente a la Tiranía Symm, pues quería saber si su madre aún estaba viva. Natrija, partió a buscarse la vida por su cuenta, luego de que miembros de la Orden torturaran a sus padres hasta la muerte. Las enseñanzas de Virion le habían servido al punto de poder defenderse y fugar de la sede de la Orden en Troy y se sentía lista para enfrentar la vida por su cuenta. Horech estaba hospitalizado, luego de que Rein Kasbah lo atacara en ausencia de Virion, dejándolo mortalmente herido.
Siguiendo el consejo de Horech y de alguna de las espectros, Virion alquiló medio piso en un burdel de Troy. Pero sufría, pues ninguna mujer era capaz de sustituir a Niki. Y fue allí donde fue a buscarlo Rein Kasbah, acompañado de veinte hombres armados. Virion mató a todos, dejando la ejecución de Rein Kasbah a Lia, la mujer que lo acompañaba. Finalmente había saldado la deuda para con quien dirigiera el asesinato de sus padres.
Al día siguiente, mientras bebía en una cantina, llegó un mensajero, trayéndole el indulto firmado por el Emperador. Virion quedaba al fin libre de culpa ante la ley.


* Andrzej Ziemiański, „Virion. El espadachín”, p. 149
** Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 151
*** Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 153
**** Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 43
***** Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 64
****** Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 144
******* Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 224
******** Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 214
********* Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 267
********** Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 386
*********** Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 389
************ Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 565
************* Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 566
************** Andrzej Ziemiański, op. cit., Pp. 155 - 156 
*************** Andrzej Ziemiański, op. cit., p. 581
Traducción: Isabel Sabogal Dunin-Borkowski

Ficha bibliográfica:
Andrzej Ziemiański: „Virion. El espadachín” (Virion. Szermierz)
Serie: „El Imperio de Acaya” (Imperium Achai)
Lublin - Varsovia, Editorial Fabryka Słów, 2019
Número de páginas: 640
Idioma: Polaco

martes, 14 de abril de 2020

Iglesia de Quequeña - Kościół w Quequeña


La iglesia de Quequeña en la región de Arequipa (2019)
Kościół w Quequeña w regionie Arequipa (2019)

domingo, 5 de abril de 2020

Vista desde Sillustani - Widok z ruin Sillustani


Vista desde Sillustani (2020)
Widok z ruin Sillustani w regionie Puno (2020)

Fot. Isabel Sabogal

domingo, 22 de marzo de 2020

El Cielo de estos momentos por Piotr Gibaszewski

En algunos videos, aparecidos en la red, el 26 de enero, el 28 de febrero y el 19 de marzo de este año respectivamente, el astrólogo polaco Piotr Gibaszewski, autor del blog Solarius.pl nos habla de las configuraciones cósmicas que acompañan a la situación de crisis por la que atraviesa actualmente el planeta. He considerado conveniente hacer llegar algunos de sus comentarios al lector hispano.

La conjunción de Saturno y Plutón que se da ahora en el Cielo, se repite cíclicamente, con un intervalo de 35 a 38 años. La penúltima vez se produjo en 1947, cuando se inició la Guerra Fría; y la última en 1982, cuando comenzó el final de la tal Guerra, dando paso a una estructura sociopolítica mundial diferente. Pero dicha conjunción no se encontraba en Capricornio, ni en 1982, ni en 1947.

La anterior conjunción de ambos planetas en Capricornio se dio el 31 de octubre de 1517. Fecha en la que Lutero clavó el papel con sus 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg. Dando de esa manera inicio a la Reforma Protestante, que resquebrajó la estructura de la Iglesia Romano-Católica. 

Sin embargo, entre 1284 y 1285, se dio una configuración similar a la que se encuentra actualmente en el Cielo. Se trata de un stellium de varios planetas en Capricornio, incluidos Saturno y Plutón. El siglo XIII durante el cual se produjo esta configuración, fue una época muy movida. La época de las Cruzadas y de la invasión de China por los mongoles. Poco después, en el siglo XIV, se dio la pequeña era del hielo y la peste negra.

En el 2020 tenemos nuevamente un stellium de varios planetas en Capricornio. Estos planetas son: Júpiter, Saturno y Plutón. Del 15 al 30 de marzo se les unirá Marte, reforzando con su presencia el poder de la configuración.
Acá va un breve recuento de la danza de planetas, conformando el stellium de este año:
13 de enero: Conjunción de Saturno y Plutón en Capricornio. Un día antes se dio la muerte de general iraní Qasem Soleimani por parte del gobierno de Estados Unidos.
En marzo se da la conjunción de Saturno y Eris
20 de marzo: Conjunción de Marte y Júpiter
22 de marzo: Ingreso de Saturno al signo de Acuario
23 de marzo: Conjunción de Marte y Plutón
30 de marzo: Ingreso de Marte al signo de Acuario
31 de marzo: Conjunción de Marte y Saturno
En abril se da la conjunción del Sol y Eris (fuera del stellium)
5 de abril: Conjunción de Júpiter y Plutón

A mediados de abril, luego de Semana Santa, la crisis empezará a atenuarse. En mayo la situación tenderá a normalizarse. Pero a partir del otoño europeo, vale decir setiembre, habrá un rebrote de la enfermedad. Surgirán nuevas epidemias que se extenderán, probablemente, durante decenas de años. Pero como humanidad, ya estaremos más preparados para combatirlas. Pasarán a formar parte de nuestra vida cotidiana, así como pasaron a serlo otras enfermedades endémicas.

En opinión de los epidemiólogos, el coronavirus infectará entre el 60 y el 70 por ciento de la población mundial. De éstos fallecería entre el 2 y el 3 por ciento. Vale decir, entre 40 y 60 millones de personas. Lo cual no es tanto, comparando con las muertes causadas por otras enfermedades y/o accidentes. Sin embargo, el impacto en la economía mundial, será tremendo.

Pero, aunque suene paradójico, esta situación desastrosa es a la vez una oportunidad para abrirnos a nuevas maneras de organizarnos, difundiendo el uso de tecnologías ya existentes y creando otras nuevas. Como ejemplo tenemos los estudios regulares, sean escolares, universitarios u otros, que a raíz de la crisis, ya se están adaptando a la tecnología virtual en varios países. Cosa, que debió darse, hace ya varios años.