domingo, 20 de julio de 2014

Comentario a la exposición de Federico Camino en la presentación del libro "Letra y música de María Wiesse"

El día 17 de de julio del 2014, se presentó el libro "Letra y música de María Wiesse" de Ricardo Wiesse en el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) en Lima.

Habló entre otros Federico (Fico) Camino, doctor en filosofía. Dijo acertadamente que mi abuela, María Wiesse es recordada tangencialmente como la esposa de José Sabogal, o como biógrafa de Mariátegui. (Si bien aparece de vez en cuando en el rubro "Mujeres escritoras del Perú". El 18 de este mes justamente se presentó un libro de Sara Beatriz Guardia "Las mujeres de Amauta", en el cual una de las tres mujeres mencionadas es mi abuela. Lamentablemente me enteré tarde y ya no pude asistir.)
Fico recordó muy conmovido algunos pasajes de cuando era niño, y de cuando cierta vez llevándolo de emergencia en una ambulancia lo acompañaban su madre (Rosa María Macedo) y María Wiesse. De los libros que María le prestaba y regalaba desde niño, como el libro "El mar y los piratas" que le hizo soñar con aventuras marítimas. De la música que le hacía escuchar. De como cuando decidió estudiar filosofía, María le regaló un libro de Henri Bergson, instándolo a seguir su camino.
De la quinta en la cuadra 19 de la Av. Arenales que alquiló el grupo 43, luego de que mi abuelo fuera expulsado de la Escuela Nacional de Bellas Artes. En esa quinta, aparte de los talleres, había una sala para la tertulia común. "Demás está decir - dijo Fico - que eso no les gustaba ni a mi madre ni a María Wiesse. Ya que en esa quinta tanto José Sabogal como mi padre (Enrique Camino Brent) eran tocables, y mi padre con toda certeza fue también fue tocado."
Al final dijo algo así: "Mi vida no sería lo que es, ni no fuera por María Wiesse, a quien nunca llegué a llamar tía."
Y por primera vez en mi vida me causó cierta pena pensar,que mi abuela murió cuando yo tenía apenas seis años de edad, sin haber podido gozar plenamente su erudición y su cultura. Puesto que sí recuerdo, aunque vagamente, su cariño. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada