domingo, 9 de agosto de 2015

Comentario a "La vida a plazos de don Jacobo Lerner"

Acabo de releer, luego de muchísimos años "La vida a plazos de don Jacobo Lerner" de Isaac Goldemberg y no salgo de la impresión. Recordaba su genialidad, pero no su tristeza infinita.
Uno de los temas más importantes del libro, del que no me había percatado durante la primera lectura o que no recordaba es que, en términos de Umberto Eco, se trata de una obra abierta. Sara, Samuel Edelman, Juana Paredes, todos creen que Jacobo se está muriendo, incluido él mismo. Y sin embargo, después del exorcismo del rabino Schneider, mediante el cual expulsó al dibbuk de León Mitrani del cuerpo de Jacobo Lerner, éste (Jacobo) aparentemente vuelve a la vida, a iniciar un plazo más de esa existencia miserable que le es dada a puchos.
¿Es acaso la historia de Marcos Karushansky Avila a quien "le llovieron de golpe y porrazo cincomilsetecientos trece años de judaísmo" narrada en “Tiempo al tiempo”, otra novela de Goldemberg, en realidad la historia de Efraín, como una de las posibles continuaciones de “La vida a plazos de don Jacobo Lerner”?

Nota: Con la etiqueta Literatura judía indico en este blog las obras escritas por autores judíos que se desarrollan, aunque sea parcialmente, dentro del universo judío, como la presente novela y los libros de Isaac Bashevis Singer; más no la obra sobre otros temas escrita por autores de ese origen. Tampoco incluyo algunas obras de autores no judíos que se desarrollan dentro del universo judío o se refieren al mismo, como es el caso de Eliza OrzeszkowaMaria KonopnickaOlga Tokarczuk y de manera un tanto fantasiosa Jan Potocki.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada