miércoles, 8 de junio de 2016

Comentario al libro sobre el Cardenal Duka

Aquí va un breve comentario al libro "La vida del Cardenal Duka en la época del comunismo: conversaciones con el primado de la República Checa y Arzobispo de Praga".
El género del libro es un tanto difícil de definir, porque se trata de una larguísima entrevista hecha al cardenal Dominik Duka por otros dos dominicos: el polaco Tomasz Dostatni y el checo Jaroslav Subrt. Los entrevistadores iban a estar presentes en la presentación del libro en Lima, pero por algún motivo que desconozco, no llegaron.
El libro fue publicado inicialmente en checo, traducido por Jacek Babuchowski al polaco, y del polaco al castellano por Lucía Málaga Sabogal. Cabe señalar que la traducción del polaco al castellano es impecable. No puedo opinar sobre la traducción del checo al polaco, por desconocer el checo, pero dada la cercanía lingüística de ambos idiomas, deduzco que también lo es.
Comenzaré diciendo que el título con el que el libro ha sido publicado en castellano no refleja la vastedad de su contenido. (El título original, traducido literalmente por la traductora es “La tradición es un reto”, que tampoco me parece refleje la amplitud del tema). Y es que en el libro se mencionan más de diez siglos de la historia de Chequía, ligados al cristianismo. Dentro de esos diez siglos está presente también la época comunista, época de mucha importancia para el Cardenal Duka, pues la vivió en carne propia. Durante la misma trabajó en una fábrica (cosa que no lamenta) y fue encarcelado por dedicarse clandestinamente al sacerdocio. Pero también es parte de su experiencia vital la época post-comunista, de 1989 a la fecha, descrita asimismo en el libro.
Como es una lectura que requiere de cierto conocimiento de la historia checa, el libro lleva muchísimas notas a pie de página. Algunas hechas para la edición polaca y otras hechas por la traductora para el lector hispano.
En mi caso personal la lectura del libro fue muy interesante, pues si bien creo que conozco bastante bien la historia de Polonia, no sabía nada de la historia checa, que es muy diferente. Algunas cosas las había escuchado mentar a mi madre, pero sin conocer los detalles. Otras las deconocía totalmente.
Sabía, por ejemplo, que el clero de Checoslovaquia había sufrido persecución por parte del gobierno comunista, cierre de conventos, y según mi madre, incluso deportaciones a Siberia. Pero no sabía que dicha persecusión se inició con fuerza durante la así llamada noche bárbara, la noche del 13 al 14 de abril de 1950.
Sabía que poco antes de la Segunda Guerra Mundial hubo una repartición de Checoslovaquia, propiciada por Hitler, quien anexó parte del país al III Reich. Sabía que en esa repartición participó también Polonia. Pero no sabía que el Acuerdo de Munich se realizó los días 29 y 30 de setiembre de 1938 y que fue firmado por Alemania, Italia, Francia y el Reino Unido, dando carta blanca para que Alemania se anexara los Sudetes checos, habitados en gran parte por germanoparlantes. Y efectivamente, tanto Polonia como Hungría se anexaron los territorios de Checoslovaquia, que consideraban como propios, por tener un porcentaje de población polaco y húngaroparlante. 
Pero no sabía, por ejemplo, que en 1920, durante la guerra polaco-soviética, Checoslovaquia negó el pase al armamento que enviara Francia en apoyo de Polonia.
El libro viene acompañado de un epílogo de Jacek Baluch, ex-embajador de Polonia en Praga. Como dicho epílogo fue escrito para la edición de la traducción polaca del libro, habla en él sobre las diferencias en el trato a la Iglesia Católica de parte de los gobiernos comunistas, tanto polaco como checoslovaco. (Aclaro que en Polonia la persecusión jamás tuvo tal magnitud). El autor del epílogo comenta que en los últimos años, es decir en los años previos a la edición polaca del libro (2012), se da en Polonia un interés por el catolicismo checo, pues al fin y al cabo “el bautismo lo recibimos de Chequía”.
Dobrava en la representación de Jan Matejko
Aclaro al lector ajeno a la cultura checa o polaca que se refiere al matrimonio de Mieszko I, príncipe de Polonia, con Dobrava, princesa checa de la dinastía de los Premislidas en el año 966, considerado como el inicio de la historia de Polonia (lo anterior es considerado prehistoria). Para casarse tuvo que bautizarse previamente y ese bautismo conllevaba al bautismo de todos sus súbditos, es decir al establecimiento del cristianismo como religión oficial del país. (Posteriormente, entiendo que entre 1022 y 1034, hubo siquiera tres rebeliones, dirigidas por los sacerdotes paganos, una de ellas al menos, dirigida por un tal Madej, sofocada de manera sangrienta, pero eso escapa al tema de este libro).

Isabel Sabogal Dunin-Borkowski


Ficha bibliográfica:
La vida del Cardenal Duka en la época del comunismo. Conversaciones con el primado de la República Checa y arzobispo de Praga. Interlocutores: Tomasz Dostatni y Jaroslav Subrt. Epílogo: Jacek Baluch. Traducción: Lucía Málaga Sabogal.
Lima, Fondo Editorial de la Universidad San Martín de Porres, 2016. 175 pp.
ISBN 978-612-4221-49-1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario