miércoles, 18 de febrero de 2009

De vuelta a mi ciudad (tres)

Lo alucinante de Lima no es tan sólo su tamaño, sino el hecho de que tantos mundos disímiles coincidan en un solo espacio geográfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada