domingo, 10 de octubre de 2010

Sobre la escritora Maria Konopnicka

En octubre de este año se cumplen cien años de la muerte de Maria Konopnicka, poetisa, narradora, traductora, crítica literaria y periodista. Nació en 1842 en Suwałki, Polonia, de donde se trasladó con su familia a la edad de siete años a la ciudad de Kalisz. A los veinte años se casó con Jarosław Konopnicki. El gobierno zarista acusó a su esposo de guardar armas de los rebeldes del Levantamiento de 1863 en su casa, pero felizmente la pareja logró cruzar la frontera e irse a radicar a Dresden y Viena por un tiempo. Maria tuvo ocho hijos en el transcurso de diez años, dos de los cuales murieron recién nacidos*. En 1876 se separó de su esposo y en 1877 se mudó a Varsovia con sus hijos. Posteriormente tuvo varias estadías en Austria, Suiza y Alemania y radicó en Cracovia y Żarnowiec. Sus primeros poemas para niños, los escribió para sus hijos. Colaboró con diversas revistas denunciando la situación social, de las mujeres y de Polonia, repartida entre tres potencias extranjeras. Fue una de las gestoras de la protesta internacional contra el castigo que sufrieron los niños de Września por responder en polaco, negándose a contestar en alemán en la clase de religión en el colegio.
Su obra fue muy variada. Escribió libros para niños, algunos cargados con un toque mágico como “Sobre los enanos y la huerfanita Marysia” (“O kransoludakch i sierotce Marysi”) o el poema “Buscando bayas” (“Na jagody”) y otros como “Sobre Juanito, el viajero” (“O Janku wędrowniczku”). La temática de su poesía fue muy variada; desde poesía lírica como “El extrañar” (“Tęsknota”), poesía patriótica como “Juramento (“Rota”), poesía descriptiva de la naturaleza como “Una mañana de invierno” (“Zimowy poranek”) y poesía de denuncia social como “El arrendatario libre” (“Wolny najmita”). Escribió también varios relatos de corte realista. Entre los más conocidos están “Nuestra yegua” (“Nasza szkapa”), “Dym” (“El humo”), ambos relatos de denuncia social, “Mendel Gdański” (“Mendel de Gdańsk”), relato que denuncia el antisemistismo en Polonia, “Las personas y las cosas”, (“Ludzie i rzeczy”), relato de corte sicológico y muchos otros más. También escribió sobre arte y literatura y tradujo literatura del alemán, italiano, francés, inglés y checo al polaco.

Isabel Sabogal Dunin-Borkowski

Publicado en la Gazetka „Dom Polski”
Lima, Perú, Nº 52, octubre del 2010

* Este dato, aparentemente anecdótico es importante. La maternidad le sirvió a Maria Konopnicka de estímulo para lanzarse a escribir y crear. Posteriormente una organización patriótica polaca le donó una casa en Żarnowiec para que tuviera donde vivir con sus hijos y pudiera dedicarse plenamente a su obra. ¡Cuán diferente esa actitud a la que prima actualmente en Polonia, donde las familias numerosas son consideradas automaticamente como lumpen y marginales y las madres de varios hijos como mujeres muertas en vida! ¡Y todo esto propiciado o aguzado por los medios de comunicación masiva!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada