jueves, 8 de agosto de 2013

La Navidad en Polonia

Describiremos brevemente la Navidad (Boże Narodzenie), la fiesta familiar y tradicional más importante del año en Polonia. Para esta fiesta las familias llegan a reunirse, viajando desde diversos lugares del país y del planeta. El día 24 de diciembre se inicia la celebración de la fiesta, al divisar la primera estrella en el cielo, por lo cual a la fiesta también se le llama gwiazdka (estrellita). Recordemos que para esa época del año, en Polonia, a las cuatro de la tarde ya es de noche. Luego compartimos el opłatek entre todos los asistentes, deseándonos una Feliz Navidad. El opłatek es una hostia sin consagrar. Comúnmente tiene forma rectangular con motivos en altorrelieve que representan el nacimiento de Jesús. Pero cualquier hostia sin consagrar vale. Lo reparten las parroquias de casa en casa, unas semanas antes de la fiesta. Cabe anotar que se convida el opłatek también a los animales de la casa, ya que según la tradición, en esa noche, los animales hablan el lenguaje humano. Luego nos sentamos a la mesa a compartir la cena navideña, llamada Wilia en algunas regiones. En algunas casas aún persiste la costumbre de dejar una silla libre y un plato vacío para el peregrino, que puede llegar en cualquier momento, pues antiguamente había que recibir a quien tocara la puerta de la casa. La cena varía según las regiones, pero en ninguna se sirve carne ni pollo, tan sólo pescado, pues es época de ayuno. Luego de la cena cantamos kolędy (villancicos) y se reparte regalos a los niños. A medianoche es la Pasterka o misa de gallo. Para ir a la Pasterka se sale al frío, que en esa época del año, varía entre 10 y 30º bajo cero. Luego de la misa empiezan su recorrido los kolędnicy (cantores de villancicos), grupos de niños y jóvenes, que disfrazados de osos, otro tipo de animales, o personajes relacionados con la fiesta, llevan símbolos alusivos a la Navidad, como una lámpara envuelta en una estrella que puede estar hecha de papel, llamada la estrella de Belén. Tocan en grupo las puertas de las casas, para cantar los villancicos y a cambio de eso hay que darles dulces o chocolates. Esta costumbre se mantiene con más fuerza en el campo que en la ciudad. Antiguamente había los que cantaban y representaban en vivo escenas del nacimiento de Jesús, de Herodes ordenando la matanza de los inocentes, de la muerte de Herodes, a quien se lleva el diablo, y otras escenas relacionadas con el tema navideño. Esta tradición ya se ha perdido como una cosa popular, pero hay grupos de amateurs que siguen con las representaciones en concursos organizados anualmente por las parroquias y otras entidades. El municipio de la ciudad de Cracovia organiza todos los años concursos de szopki, nacimientos tradicionales con motivos de la cultura local. Se sigue cantando villancicos todavía durante varios días, tanto en las iglesias como los kolędnicy, hasta el dos de febrero, día de la Virgen de la Candelaria (Matka Boska Gromnicza). Es en esa fecha también que se desarma la choinka, árbol de Navidad que hay en todas las casas y se guarda la szopka, el nacimiento, que hay en algunas casas.
Isabel Sabogal Dunin-Borkowski
Publicado en la Gazetka "Dom Polski"
Lima, Perú, diciembre del 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario