miércoles, 21 de agosto de 2013

Sobre la Fiesta de Todos los Santos


El día de Todos los Santos (Wszystkich Świętych) y de Todos los Muertos (Zaduszki), primero y segundo de Noviembre, tienen en Polonia su gran tradición.
Ya desde dos semanas antes en plazas, mercados y florerías se exhiben grandes cantidades de crisantemos en macetas de todos los colores. La gente los compra con anticipación y guarda con maseta en sus casas, ya que para el ultimo día ya no queda casi nada y los precios son exorbitantes. Los días previos también hay que ir al cementerio para hacer la limpieza de la tumba y sus alrededores.
El primero de noviembre tradicionalmente la gente acude a las iglesias y después de la misa se dirige a los cementerios. Muchos viajan a sus pueblos natales para visitar las tumbas de sus seres queridos.
En las ciudades grandes se cierran las calles alrededor de los importantes cementerios y solo funciona transporte público especialmente para llegar al cementerio, para evitar así un gran caos vehicular.
El cementerio es el punto de reunión de toda la familia, todos llevan consigo lamparines y crisantemos, ya sea en los arreglos florales, en las macetas o en las elaboradas coronas hechas con ramas de árboles espinosos. Las flores hay que llevarlas el mismo día, porque en las noches a veces ya cae helada que los marchitaría.
Es un tiempo de rezar por todos aquellos que ya no están acá y a la vez de encuentro con otros familiares, quienes en muchos casos sólo se ve este día.
Este día se trata de visitar a todas las tumbas de los familiares para prender ahí los lamparines y rezar la oración tradicional: Wieczne odpoczywanie racz im dać Panie, a Światłość Wiekuista niechaj im świeci na wieki wieków. Amen.
Cuando cae la noche los cementerios parecen sitos mágicos llenos de luces. La gente camina entre las tumbas prendiendo los lamparines y asegurándose que no quede ninguna tumba sin una velita prendida. También se pone los lamparines alrededor de la cruz ubicada en el punto central de cada cementerio para así recordar a los que murieron lejos.

Aneta Dukszto
Publicado en la Gazetka "Dom Polski", N° 31
Lima, noviembre del 2008

1 comentario:

  1. ¡Qué bonito! Lucía me comentó sobre esta tradición.

    ResponderEliminar