miércoles, 21 de septiembre de 2022

Entrevista en el programa "Camino a Babel"

 


Estimad@s lector@s, l@s invito a ver la entrevista a mi persona en el programa "Camino a Babel"

lunes, 19 de septiembre de 2022

Invitación a entrevista el 20 de septiembre, 7:00 p.m. hora de Lima


Estimad@s lector@s, l@s invito por la presente a la entrevista a mi persona, a raíz de la publicación de mi poemario "Todo está hecho a la medida de ti misma". 

Fecha: martes 20 de septiembre del 2022 
Hora: 7 p.m. (hora de Lima) 
Organiza: Sol Negro
Programa: Camino a Babel
Entrevista: Paul Guillén

Para acceder a la entrevista, haga clic aquí.

lunes, 22 de agosto de 2022

martes, 16 de agosto de 2022

"Todo está hecho a la medida de ti misma" en las librerías de Lima

Estimad@s lector@s. Comunico por la presente que el poemario „Todo está hecho a la medida de ti misma" de mi autoría, se encuentra en las siguientes librerías de la ciudad de Lima:


1. Librería Communitas

Av. Dos de Mayo 1690, San Isidro

Teléfono: 222-2794


2. Librería La Rebelde 

Jr. Batalla de Junín 260, Barranco

Teléfono: 479-7839


3. Librería Placeres Compulsivos

Jirón Mariscal Jose Antonio de Sucre 407, Barranco

Teléfono: 960 081 965


4. Librería El Virrey de Miraflores

Calle Bolognesi 510, Miraflores

Teléfono: 444-4141


5. Librería LANCOM

Av. Petit Thouars 5556, Miraflores

Teléfono 446-5520


6. Libros Peruanos 

Telefax:(511) 242-7439


7. Librería El Virrey de Lima 

Psje. Nicolás de Rivera "El Viejo" 107-115, Cercado de Lima 

Teléfono: 427-5080


8. Librería Sur

Av. Pardo y Aliaga 683, San Isidro

Teléfono: 422-5307


8. Librería Escena Libre

Av. Camino Real 1075, San Isidro

Celular: 927639514 


 

martes, 9 de agosto de 2022

"Todo está hecho a la medida de ti misma" por Miguel Gil Castro

La voz de Isabel


Isabel Sabogal es astróloga, así se presenta en Todo está hecho a la medida de ti misma. Una astróloga (en constante comunicación con ángeles, pájaros salvajes y criaturas menos virtuosas) coloca como epígrafe unos versos de Czeslaw Milosz capaces de ponerme contra las cuerdas para empezar a leer el poemario en un estado de vulnerable quietud.

Hay temas en los que se nota una comunión con Milosz respecto a temas e inquietudes como la patria, la desolación que puede causar la conciencia de estar vivos, el amor que no trae exclusivamente alegría, el papel tan decisivo que juegan muchas veces la naturaleza y los astros; pero también se escucha la voz única de Isabel a lo largo del poemario: el universo mítico judeocristiano medieval convive con huacos, brujos, gentiles e ichiqolqos; cantan los arcoiris; y el cuerpo y lo material no funcionan como limites pues ofrecen infinitas posibilidades.

Un detalle significativo: "Todo esta hecho a la medida de ti misma" incluye también el poemario "Requiebros vanos" (1988).


Miguel Gil Castro

Poeta


Publicado en el Diario Oficial "El Peruano”

Lima, Perú, 24 de julio del 2022


viernes, 22 de julio de 2022

Mi poemario en la 26a Feria Internacional del Libro de Lima

"Todo está hecho a la medida de ti misma" estará a la venta en el stand 26, espacio colectivo de las editoriales independientes peruanas, que ha sido brindado por el Ministerio de Cultura. La 26a Feria Internacional del Libro del Perú empezará el viernes 22 de julio y permitirá adquirirlo a un precio cómodo.

miércoles, 20 de julio de 2022

Lima - se realizó presentación del poemario "Todo está hecho a la medida de ti misma"

El día lunes 18 de julio de este año se realizó la presentación del poemario "Todo está hecho a la medida de ti misma" de Isabel Sabogal en el Centro Cultural "Tierra Baldía" de la ciudad de Lima. Luego de unas palabras introductorias de José Donayre Hoefken, editor del libro, expusieron en la mesa la poetisa Rossella Di Paolo, el poeta Jorge Díaz Untiveros; así como la autora del poemario. Se sirvió luego un vino de honor. Al evento asistieron aproximadamente ochenta personas.

miércoles, 6 de julio de 2022

Cusco - La presentación de "Todo está hecho a la medida de ti misma" en imágenes

La joven artista Inkil Kurinaya interpretando el violín

La actriz Nina Chaska Zelada interpretando un poema de "Todo está hecho a la medida de ti misma"

El actor Gonzalo del Águila interpretando un poema de "Todo está hecho a la medida de ti misma"

La poetisa Iñakapalla Chávez Bermúdez comentando el poemario 

El poeta Vladimir Herrera comentando el poemario

La poetisa Isabel Sabogal recibiendo un ramo de flores

La poetisa Isabel Sabogal donando un poemario para la Biblioteca de Saqsamaru

La foto del recuerdo

 Imágenes de la presentación realizada el 25 de junio del 2022 en la ciudad del Cusco 

miércoles, 29 de junio de 2022

"Todo está hecho a la medida de ti misma" por Pedro Granados

Caso semejante al de Carlos Quenaya, Magdalena Chocano o Frido Martin, poetas peruanos sin territorio específico; salvo su
propia vocación, devoción, terquedad o secreto íntimo. De este modo ha nacido y se ha ido desarrollando la poesía de Isabel (Elka) Sabogal. Poeta brotada, entonces, luego de un acuerdo nocturno con sus ángeles, asimismo, desterritorializados. Es decir, y en su caso específico, donde el medioevo polaco, que ya es decir bastante por lo  tenaz y antiguo, dialoga con la waka en que se ha convertido la propia poesía de Isabel. Esto último, a costa de encuentros reales, para nada imaginarios, con los duendes que usualmente la visitan como, asimismo, la convivencia con las telas de su abuelo, y todo el ambiente del indigenismo, el pintor José Sabogal. Y el asunto principal que salvan y plasman todas aquellas vocaciones, en su recorrido de largo aliento, constituye la intuición del arte.  Intuición que, para trocarse por una ética políticamente correcta e importada,  propiamente hoy por hoy ha desaparecido.  Por cierto, ha desaparecido sólo entre la poesía o el arte “culto”. A los genios que cada día a día salen a buscar su almuerzo, para ellos y para sus familias, obviamente el arte los acompaña de modo cotidiano (Pablo Guevara dixit). - “Busco un alma extraña, no una sabionda”; recuerdo que respondí un día, acometido, ante la pregunta de alguno de mis estudiantes.  Frase que, acaso como todas, sin dejar de ser de ocasión, remitía también a una personal arte poética.  Muy bienvenido sea este nuevo libro de Isabel Sabogal.  P.G.

Mi nombre son tres sílabas
lanzadas al azar del viento.
Piedra que arrastro como sombra,
como cadena amarga y dulce a la vera del camino.
//…//
Y es en mi nombre donde están los pueblos
del mundo entero fundidos en mi sangre;
mientras soy niña, terriblemente niña,
mientras soy grande, terriblemente grande,
por el amor de Dios, terriblemente grande.

Fuente: http://blog.pucp.edu.pe/blog/granadospj/2022/06/19/todo-esta-hecho-a-la-medida-de-ti-misma-isabel-sabogal/

martes, 28 de junio de 2022

Cusco - se realizó presentación del poemario "Todo está hecho a la medida de ti misma"

El sábado 25 de junio de este año se realizó la presentación del poemario "Todo está hecho a la medida de ti misma" de Isabel Sabogal en la sala "Killa" del Teatro Municipal del Cusco. Expusieron en la mesa la poetisa Iñakapalla Chávez Bermúdez; el poeta Vladimir Herrera, quien aparte de hacer un comentario personal, leyó dos textos, uno de Helena Usandizaga de la Universidad de Barcelona y otro de Pedro Granados del Instituto Vallejo sin Fronteras; así como la autora del poemario. 
El evento contó con la participación de la joven violinista Inkil Kurinaya, quien interpretó "Hanaq pachap" y el minuet de Boccherini; la actriz Nina Chaska Zelada, quien declamó el poema "Requiebros vanos"e interpretó el poema "Yo sé que esta es mi patria" en su versión musicalizada; y del actor Gonzalo Del Aguila, quien recitó el poema "El maleficio de los sueños".
Se rifaron luego cinco ejemplares del libro entre los participantes y se sirvió un vino de honor. 

miércoles, 25 de mayo de 2022

Maja Lidia Kossakowska

Escribir como Maja Lidia Kossakowska, decía yo alguna vez. Escribir diciendo que las dunas parecían camellos dormidos o que el cielo tenía el aspecto de un jean desteñido…

Pero Maja Lidia no escribirá nada más, pues falleció calcinada por el fuego en la noche del 22 al 23 de mayo de este año, en su casa de campo en Stare Załubice, cerca a Varsovia. Tenía cincuenta años y escribía literatura fantástica en polaco. Era además arqueóloga y conocedora de las mitologías del mundo entero, que entremezclaba en su obra. Hace algunos años reseñé aquí uno de sus libros.

La muerte la alcanzó en una cabaña de madera, seguramente llena de libros y papeles,  por tratarse de una casa de escritores, en la que encima se utilizaba leña para calentar. En otras palabras, en un lugar lleno de materiales inflamables por antonomasia.

Su esposo, Jarosław Grzędowicz, también escritor de literatura fantástica, había salido a traer leña, cuando sucedió el incendio. Alcanzó a llamar a los bomberos, pero ya no lograron rescatarla.


Esperamos que haya llegado a alguno de los Cielos, que tanto le gustaba describir. Y que en la taberna "Pan y peces" pueda consumir un plato de lentejas, brindando con el vino de Noé...

sábado, 14 de mayo de 2022

Mi relato en la revista "Relatos increíbles" 26

Estimad@s lector@s

Los invito a leer mi relato „Nuestro pueblo errante” en el Nº 26 de la revista "Relatos increíbles".

Revista que pueden adquirir, siguiendo uno de los siguientes enlaces:


martes, 29 de marzo de 2022

Sobre el segundo libro de la novela "El amante polaco" de Elena Poniatowska

Esta será una breve reseña del segundo libro de la novela „El amante polaco” de Elena Poniatowska. O tal vez debiera decir de las novelas, en plural, pues en realidad se trata de dos novelas intercaladas en el mismo volumen.

En la primera seguimos las peripecias del rey Estanislao Augusto Poniatowski en la Varsovia del siglo XVIII. Esta me resulta más cercana, puesto que tanto la ciudad, en la que he vivido algunos años, como algunos apellidos, tales como Radziwiłł, Czartoryski o Branicki, me resultan familiares. Además la autora se esfuerza en explicar quién es quien.

En la segunda seguimos las peripecias de la autora en el México de los siglos XX y XXI y allí si me siento totalmente perdida. Puesto que en este caso la autora no se esfuerza en explicar quién es quien, al detalle. Y como ya dije, en la reseña anterior, sólo ubicaba, antes de leer el libro, algunos nombres, como el de Elena Garro u Octavio Paz. Y ojo, que he estudiado Lingüística y Literatura Hispánica en la Universidad Católica de Lima. ¿Cómo se sentirá pues el lector hispano, ajeno a las latitudes mexicanas, que no tenga esa formación?

Alguna vez Gabriela Cuba, quien vivió varios años en España, me comentaba lo difícil que es para nosotr@s, l@s escritor@s, traspasar las fronteras nacionales, por no decir regionales. Aparentemente, al hablar la misma lengua, formamos parte del mismo universo, pero no es así.

- En España - me decía - el escritor peruano es Mario Vargas Llosa. Y uno que otro tal vez  haya leído o haya escuchado hablar de Bryce Echenique. Pero nada más.

En todo caso, el círculo mexicano de hace poco más de medio siglo hasta la fecha, definitivamente no es el mío. Pero no puedo negar que he aprendido algo. Pues si bien sabía que México es un país marcado por los atentados políticos y alguna que otra matanza, como la de 1968, no conocía los detalles.

En todo caso se trata de dos novelas separadas, que no tienen nada que ver entre sí. Porque tampoco estamos frente a una saga familiar, en la que se narran los hechos detallados de lo acontecido a las generaciones sucesivas, hasta dar con la autora del libro.

Si bien, al leer el primer libro, el intercalar ambas historias, me pareció un recurso interesante, debo admitir que en cuanto al segundo, eso me dificultaba mucho la lectura. Por lo que finalmente acabé leyéndolas por separado.


Y en cuanto a la parte que corresponde a la historia del rey Estanislao Augusto Poniatowski, aparte de aclarar que eran los trineos y no los carruajes, los que se deslizaban sobre el hielo; y que el castillo de Wawel, así como el barrio de Kazimierz se encuentran en Cracovia y no en Varsovia, no me queda más que felicitar a la autora por la investigación realizada.


Ficha bibliográfica:

Elena Poniatowska: „El amante polaco”, libro 2

México, Seix Barral, 2021

Idioma: Español

 

martes, 22 de marzo de 2022

O Limie, moim mieście rodzinnym

Zawsze wilgoć. Wilgoć, która ochładzała nawet duszę. I zawsze szarość. Szary to był jedyny kolor, który panował nad miastem. Bez śpiewu ptaków, bez czystego nieba, bez niczego.

Carmen Rosa Tola: „Ziemia samotności” (Tierra de soledad)

Tłumaczenie z hiszpańskiego: Isabel Sabogal Dunin-Borkowski

martes, 15 de marzo de 2022

Sobre los muertos

La lista de mis muertos se alarga, hasta que me vence el sueño.



Elena Poniatowska: „El amante polaco”, libro 2

martes, 8 de marzo de 2022

De naturaleza inútil

La cultura aún no protegió a nadie ante la guerra. Al menos no ante un avión, un tanque, un soldado. Nunca desvió el curso de un misil, el estallido de una bomba, el disparo de un arma. La cultura en un conflicto pareciera pues ser inútil. No tiene ninguna capacidad de lucha, es difícil mandarla al frente, no se construirá con ella ningún refugio ni búnker.

 

Pero simultáneamente - en el fondo del corazón, todos sabemos que esa es una verdad a medias. Cuando empacas todos tus enseres y te escapas, no sacarás los libros del estante, no meterás el reproductor de discos dentro de tu mochila. Te llevarás lo más importante. Pero luego, de noche, cuando esperas, cuando no puedes dormir, allí se desarrolla otra guerra. Por tu corazón, tu mente y tu alma. Y entonces la cultura resulta de pronto ser útil. Cual un dique contra una programación malévola, que pretende infectar todos los archivos de tu cerebro.

 

Por eso en tiempos de guerra la gente escribe poesía, aunque la poesía parece lo más inútil de todo. Pero  si lo escribes, si te concentras en poner en palabras aquello, que no puedes captar con la razón, entonces de alguna manera, dibujas tu propia imagen de lo que está sucediendo. Porque lo escrito se torna verdadero. Lo escrito queda domesticado de alguna manera. Lo escrito significa que existe y que, si bien no tenemos control sobre el mundo, lo tenemos sobre las palabras.

 

La cultura permite tomar aire, capturar un fragmento de nuestra experiencia común como humanos, convencernos por un instante que no estamos solos. Nos sirve también para no pensar obsesivamente en lo mismo, no marcar todo el tiempo el mismo número de teléfono, poner algo para distraer al niño, porque las horas son largas, la noche es larga, el viaje es largo. A veces la cultura nos da algo, que no nos puede dar nada más - cuando la gente no sabe qué hacer canta junta y a veces, por una extraña razón, eso cambia algo, si no en la realidad, sí en los corazones.


Cuando se eleva el polvo de la guerra, pareciera que la cultura no defenderá a nadie ante nada, más cuando cae, resulta que salva los corazones, la mente y a veces el alma. Nos da fuerzas para luchar, nos da una conciencia e identidad común a defender. Nos da puntos de referencia en común, que hacen, que podamos decirnos mucho, con la sola línea de un texto, una canción, la alusión a un chiste estúpido. Un código de guerra privado indescifrable, que nadie puede quebrar, porque es „nuestro”.

 

Porque la isla en la que cayeron los soldados, es la isla donde enterraron a Aquiles, porque lo que dijeron, suena como una cita que nos resuena en la cabeza, sobre la guardia, que perece, pero no se rinde. Porque movilizan en nosotros todas esas metáforas poéticas - porque de pronto nos cuadra más que nunca el fragmento del  poema „Reducto de Ordon”*, porque el esquema del heroísmo se inscribe en lo que nos enseñaron en múltiples textos y que vimos por nuestra cuenta en múltiples películas. Nutrimos la cultura con lo que sentimos, la cultura se entrelaza con la propaganda - no la  nefasta, sino la bien entendida, la que nos permite levantar los ánimos. La cultura transforma los hechos en relatos y los relatos en narraciones, que luego fluyen a través de nuestra memoria y sensibilidad. 


El humor, que es parte de la cultura, aunque impensable al inicio de la guerra, luego se convierte también en una válvula de escape. Los chistes europeos nos divierten, los que llegan de Ucrania nos hacen un nudo en la garganta, los de Estado Unidos nos sacan de quicio. Esa parte de la cultura nos muestra dónde está la percepción de lo que sucede, quién entiende qué cosa de ese gran mapa. Si existiera una tira reactiva, que permitiera determinar - quién se ubica dónde en esta guerra, la mejor prueba es el humor. Dime de qué y cómo bromeas y te diré dónde estás.

 

Finalmente - dentro de un tiempo, aunque parezca increíble, trataremos de contarnos todo esto. Escribir, hacer una película, escoger a los actores, elegir las palabras y señales. Crearemos una imagen que plasmaremos en la memoria y los corazones. Lo haremos, porque así lo hacemos con cada guerra. Hablamos sobre ella, porque no sabemos  hacerlo de otra manera, porque la necesidad de narrar es tan grande, que nada la detendrá. Y esta guerra también la inscribiremos como parte de la cultura - porque es nuestro gran catálogo de vivencias, que no podemos digerir a solas.  


No sé sobre las guerras nada más de lo que me enseñaron, lo que leí, lo que me contaron. Pero casi en todas las narraciones aparecía una voz que decía, que la cultura ayudaba a la gente, que era su punto de referencia, que su preciosa inutilidad en un mundo en el que todo se califica según su utilidad en el esfuerzo de la guerra - se convertía en invalorable a su manera. En contra de todos los esquemas que uno tiene en la cabeza, donde no hay nada aparte del dolor, el sacrificio y el pavor - la gente necesitaba también cosas básicamente inútiles. Que no cuadraban absolutamente con los esquemas. Me parece que la gente no han cambiado. Y creo que no cambiará nunca.



 * Poema épico de Adam Mickiewicz, en el que el personaje titular Ordon, prefiere la muerte a caer en manos enemigas, las del Ejército del Zar de Rusia.




Publicado por Katarzyna Czajka-Kominiarczuk en el blog zwierz popkuturalny (animal de la cultura pop) el 26 de febrero del 2022, a dos días de la invasión de Rusia a Ucrania.

Traducción y notas de Isabel Sabogal Dunin-Borkowski


domingo, 27 de febrero de 2022

Sobre el primer libro de la novela "El amante polaco" de Elena Poniatowska

Esta será una breve reseña del primer libro de la novela „El amante polaco” de Elena Poniatowska. Es obvio que el título, que por cierto desconocía, me atrajo desde un inicio, por mi interés, si no obsesión, en la historia de Polonia. En ese sentido puedo decir que el libro no me ha defraudado, si bien tiene algunos detalles difíciles de digerir para alguien, que conoce a fondo la realidad geográfica polaca. Como que sobre la nieve se avanza en trineo y no en carruaje o berlina. 

Por otro lado, a pesar de que Seix Barral es una editorial aparentemente muy cuidadosa, en el mapa al inicio del libro figura el mar Báltico como el Ducado de Prusia; y la monarquía austríaca como Imperio Austro-Húngaro, a pesar de que en el siglo XVIII no existía bajo ese nombre. Pero insisto, estos son errores de edición, no de la novela.


De todas maneras me resultó muy interesante leer una novela en la que se presenta la historia del rey Estanislao Augusto Poniatowski, llamado cariñosamente Staś, en base a su diario, escrito en francés. El libro tampoco pretende hacer un análisis exhaustivo de la historia de la Polonia dieciochesca, centrándose sobre todo en la formación recibida por Estanislao, tanto en Polonia, como en Francia, Holanda, Gran Bretaña, Sajona y Rusia; así como en sus amores a vida o muerte con Catalina la Grande. Y debo admitir que la autora ha hecho un trabajo de investigación encomiable, tanto más difícil, cuanto que no habla polaco. Lo que si puede resultar incomprensible para el lector hispano, sin una explicación previa, es de porqué Estanislao, llegó a ser rey, sin haber nacido como tal. Y es que desde la segunda mitad de siglo XVI, los reyes de la República de las Dos Naciones (Polonia y Lituania) eran elegidos por la nobleza polaco-lituana. 

El primer libro finaliza con la coronación de Estanislao Poniatowski. Sé que en el segundo libro de la novela, publicado en el 2021, se narra el período de su reinado, pero aún no lo he leído.


Eso en cuanto a la parte histórica. Aparte el libro entrelaza los sucesos de la vida de Estanislao Poniatowski, con los de la vida de la descendiente de su hermano y autora del mismo, Elena Poniatowska, descritos en primera persona. Recurso que me parece interesante y que tal vez algún día llegue a utilizar. La autora nos dice en algún momento, que ella era la de todos los privilegios, cosa en la que sinceramente dudo. ¿Pues es acaso un privilegio fugarte a los diez años de edad, al otro lado del mundo en medio de la guerra? ¿Así fuera a la tierra de tu madre? Y sé que no lo es, pues yo misma desciendo por línea materna de migrantes de la nobleza polaca. ¿Es acaso un privilegio estudiar en un internado, alejada de tu familia durante cuatro años, para que luego te digan, que tu certificado no es válido para realizar estudios universitarios en México? ¿Es acaso un privilegio el que te violen, sin saber que te están violando, porque nadie te habló nunca del tema? ¿Es acaso un privilegio el que te envíen a dar a luz a Roma, vale decir nuevamente al otro lado del mundo, sin siquiera informarle a tu padre de tu estado? Y finalmente, ¿es acaso un privilegio el que te fuercen a entregar a tu hijo en manos de tus tíos, para que tenga apellido, posición y familia? (Sin embargo aclaro, que el hijo volvió felizmente con ella, gracias a la intervención de su abuela materna y bisabuela del niño, quien los acogió en su casa).

Porque todo esto es lo que le sucedió a la autora, quien tuvo la valentía de denunciarlo a los 88 años en la novela en cuestión. Y quien, luego de lo sucedido cuando era chiquilla, tuvo la fuerza para seguir con su vida y obra. Y es que las jóvenes de hoy, no tienen conciencia de lo que era ser mujer en el mundo hispano (y no sólo), hace apenas medio siglo.


Para finalizar diré, que personalmente me resultaron mucho más familiares los personajes del siglo XVIII, que los de la juventud mexicana de la autora, cuyos nombres, a excepción de Octavio Paz, Diego Rivera, Juan Rulfo y tal vez alguno más, desconocía totalmente. Pero eso es una particularidad propia de mi persona, quien vive más en la historia, que en el presente.

Diré también, que a pesar de las objeciones presentadas al comienzo de la reseña, recomiendo encarecidamente al lector hispano, la lectura de esta novela. 



Ficha bibliográfica:

Elena Poniatowska: „El amante polaco”, libro 1

México, Seix Barral, 2019

Idioma: Español


lunes, 7 de febrero de 2022

Mis lecturas del 2019

Estimados lectores, continuando con la serie de lecturas realizadas, presento aquí un índice, lo más completo posible, de mis lecturas del 2019. Al igual que en los índices anteriores (lecturas del 2020 y 2021), pongo junto al título de cada libro no reseñado, el idioma en el que lo he leído. No es el caso de los libros reseñados en este blog, pues las reseñas respectivas a las que vienen enlazados, contienen todo ese tipo de detalles.


  1. Andrzej Ziemiański: „Acaya” (tomos I, II i III)
  2. Odi Gonzales: „Ciudad (c)oral”. Libro de poesía, en el que, aparte del español, idioma  en el que ha sido principalmente escrito, hay voces en quecha y en inglés.
  3. David Bellos: „El pez en la higuera. Una historia fabulosa de la traducción”. Creo que no es necesario explicar mi interés en este tipo de libros. Leído en su traducción del inglés al polaco.
  4. Paulina Wilk: „Señas particulares” („Znaki szczególne”). Idioma: polaco.
  5. Andrzej Ziemiański: „El monumento de la Emperatriz Acaya” tomo I
  6. Milena Busquets: „I to przeminie” („Todo esto pasará”). Leído en su traducción del español al polaco hecha por Maria Mróz. La novela no es nada del otro mundo, pero la traducción es de primera. Lo que sí, luego de leerla, me dieron ganas de conocer Cadaqués.
  7. Janusz Zajdel: „Saliendo de la sombra” („Wyjście z cienia”). Idioma: polaco.
  8. Paweł Jasienica: „Reflexiones sobre la guerra civil” 
  9. Andrzej Ziemiański: „El monumento de la Emperatriz Acaya”, tomo II
  10. Andrzej Ziemiański: „El monumento de la Emperatriz Acaya”, tomo III
  11. Katarzyna Berenika Miszczuk: „Yo, diablesa” („Ja, diablica”). Creo que es más que obvio mi interés por el título, pero se trata más de una parodia, que de un libro filosófico. Idioma: polaco.
  12. Andrzej Ziemiański: „El monumento de la Emperatriz Acaya”, tomo IV
  13. Andrzej Ziemiański: „El monumento de la Emperatriz Acaya”, tomo V
  14. Andrzej Ziemiański: „Virion. El oráculo”
  15. Andrzej Ziemiański: „Virion. La redada”
  16. Andrzej Ziemiański: "Virion. El adepto"
  17. Mary Kubica: „Grzeczna dziewczynka” („Una buena chica”). Leído en su traducción del inglés al español.
  18. Aleksandr Pushkin: „Dubrowski”. Leído en su traducción del ruso al polaco.
  19. Olga Tokarczuk: „El viaje de los hombres del Libro”
  20. Andrzej Filipiuk: „Bosque malo”Mi
  21. Andrzej Filipiuk: „La lobera”
  22. Andrzej Pilipiuk: "La reputación"
  23. Andrzej Pilipiuk: "Un litro de plomo líquido"
  24. Andrzej Pilipiuk: "2586 pasos"
  25. Andrzej Pilipiuk: "La cantimplora zarista"
  26. Andrzej Pilipiuk: "Aparatus"
  27. Andrzej Pilipiuk: "El zapatero de Lichtenrade"
  28. Andrzej Pilipiuk: "Fiebre roja"
  29. Antoni Słonimski: „Recuerdos de Varsovia” („Wspomnienia warszawskie”). Idioma: polaco.
  30. Gloria Mendoza Borda: „Un otoño azul”
  31. Janusz Leon Wiśniewski: „La soledad en la red”
  32. Maria Janion: „La inaudita eslavidad”
  33. Carmen Rosa Tola: „Tierra de soledad”. Idioma: español.
  34. Isabel Allende: „El cuaderno de Maya”. Idioma: español.
  35. Isabel Allende: „El juego de Ripper”. Idioma: español.
  36. Isabel Allende: „Largo pétalo de mar”. Idioma: español.