miércoles, 27 de enero de 2016

Sobre cine y política

Hace poco más de una semana vi la película “Truth”, que en el Perú fue presentada como “Conspiración y poder” de James Vanderbilt con Cate Blanchett y Robert Redford. Y mientras la veía decía para mis adentros: ¡Qué política tan aburrida la de los gringos! ¡Tanta cosa solo porque el candidato presidencial evadió el servicio militar! ¡Ni que fueran narcoindultos, fosas comunes, estirilizaciones forzadas, matanzas o bombardeo de la población civil de tu país! Aunque justamente eso, es decir, los bombardeos durante el segundo gobierno de Belaúnde es un tema que no se menciona en la presente campaña frente al candidato de Acción Popular. (Para mayor información sobre los mismos véase este enlace). ¡Y para rematarla, antes de que acabara de escribir esta nota saltó el chupo sobre los presuntos (aunque ya prácticamente evidentes) plagios en la tesis doctoral de César Acuña en la Universidad Complutense de Madrid y su título, aparentemente adquirido de manera sospechosa en la Universidad de Trujillo!
La periodista, protagonista de la película, para llorando de nervios y tomando trago mezclado con xanax para apaciguarlos. Es cierto, pisa el palito, hay difamación en su contra y pierde su trabajo. ¡Pero ni que la chuponearan, la persiguieran o torturaran como sucede con la prensa en otros países! Ni que la mataran como sucedió con Hugo Bustíos, en cuyo asesinato estaría implicado uno de los candidatos a la presidencia del Perú.
Definitivamente, la película puede ser muy buena y muy bien actuada, pero nos lleva a deducir que la política de los Estados Unidos es mucho más aburrida que la nuestra. Deducción tal vez errónea, pues si en todas partes se cuecen habas, tal vez simplemente no nos muestra las verdaderas habas que se cuecen en ese lado del mundo…

Lima, 27 de enero del 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada